Nueva fiscalidad 2015 socios profesionales

  1. EL NUEVO ART. 27.1, PÁRRAFO TERCERO, DE LA LEY DEL IRPF.

El nuevo art. 27.1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas ha quedado redactado como sigue por la Ley 26/2014, de 27 de noviembre:

“1. Se considerarán rendimientos íntegros de actividades económicas aquellos que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supongan por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

En particular, tienen esta consideración los rendimientos de las actividades extractivas, de fabricación, comercio o prestación de servicios, incluidas las de artesanía, agrícolas, forestales, ganaderas, pesqueras, de construcción, mineras, y el ejercicio de profesiones liberales, artísticas y deportivas.

No obstante, tratándose de rendimientos obtenidos por el contribuyente procedentes de una entidad en cuyo capital participe derivados de la realización de actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas, aprobadas por el Real Decreto Legislativo 1175/1990, de 28 de septiembre, tendrán esta consideración cuando el contribuyente esté incluido, a tal efecto, en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial conforme a lo previsto en la disposición adicional decimoquinta de la Ley 30/1995, de 8 de noviembre, de ordenación y supervisión de los seguros privados.”

La norma exige la concurrencia de dos requisitos para imponer la calificación de rendimiento de la actividad económica en el caso de los rendimientos procedentes de una entidad:

  1. Que el contribuyente participa en el capital de una sociedad que le retribuye por realizar, él no la sociedad, actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del IAE, o sea, actividades profesionales.
  2. Que el contribuyente está incluido en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos (RETA), o en una mutualidad de previsión social alternativa.

 Esto significa que, en la mayoría de los casos en los que un profesional actúa como tal para una sociedad que presta servicios profesionales y lo hace mediando contrato laboral con su sociedad, la nueva redacción del art. 27.1 de la ley del IRPF le prohíbe que sus rendimientos continúen calificándose como del trabajo debiendo, a partir de 1 de enero de 2015, considerarse rendimientos de actividades económicas.

Las consecuencias inmediatas serán, para muchos, tener que darse de alta en el censo de empresarios, la llevanza de los libros de facturas, la presentación ante Hacienda de las declaraciones tributarias periódicas, la mudanza cuando no rebaja en el importe de las retenciones, etc.

El nuevo precepto afecta solamente a las sociedades de profesionales, porque quienes realicen actividades empresariales a través de sociedades similares van a quedar excluidos del mismo. Así, el nuevo art. 27.1 no va a ser aplicado, por ejemplo, a un socio que realice actividades clasificadas en la sección primera de las Tarifas de IAE, por no ser actividades profesionales.

Por otro lado, y siendo consecuentes con la nueva calificación de los rendimientos que produce su actividad, el socio profesional tendrá derecho a deducir los gastos que ocasione la prestación de sus servicios a la sociedad, siempre que reúna las características de deducibilidad que la Ley del IRPF y, por remisión, la del Impuesto sobre Sociedades imponen.

Ahora bien, donde mayor controversia se está produciendo es en relación con la obligación que ahora existirá de repercutir IVA por parte del socio a la sociedad.

 

  1. LA PROBLEMÁTICA CUESTIÓN DE SI HAY QUE REPERCUTIR IVA O NO POR PARTE DEL SOCIO A LA SOCIEDAD.

Si el socio profesional presta servicios profesionales a la sociedad en la que participa, ciertamente ese IVA repercutido podrá ser recuperado por la sociedad en su declaración de IVA mediante su deducción, compensación o vía devolución. En suma, el IVA no afectará al socio y es neutral para la sociedad. Siempre y cuando, claro está, la sociedad preste servicios que no estén exentos del impuesto y el socio desarrolle una actividad sujeta y no exenta.

Se puede plantear hasta qué punto la prestación de servicios por parte del socio a la sociedad es una prestación sujeta a IVA. Sabido es que las prestaciones de servicios profesionales están sujetas al impuesto (arts. 4.Uno y 5 LIVA). Pero no debe olvidarse que dejan de estarlo los servicios prestados por personas físicas en régimen de dependencia derivado de relaciones administrativas o laborales (art. 7.6º LIVA). Es en este punto en el que hay que prestar atención al hecho de que el socio profesional, hasta 1 de enero de 2015, se encontraba ligado a su sociedad por una relación laboral y es únicamente la voluntad de la ley fiscal la que le obliga a mudar ésta por una mercantil aun cuando, con toda seguridad, la materialidad de la misma y las condiciones en las que desarrollaba su actividad no se van a resentir del cambio.

La AEAT, en su nota de 10 de febrero de 2015 que trata de manera específica esta cuestión, llega a las siguientes conclusiones:

  1. El hecho de que el rendimiento obtenido por el socio se califique como actividad profesional en IRPF en base a su inclusión en el RETA no implica que automáticamente sea sujeto pasivo del IVA, aunque se trata de un indicio a tener en cuenta dados los requisitos que la Seguridad Social exige para la inclusión en este régimen especial; en todo caso habrá que analizar las circunstancias que concurren en cada supuesto.
  2. Si el socio lleva a cabo la ordenación por cuenta propia de factores de producción para el desarrollo de su actividad profesional, las prestaciones de servicios efectuadas por el mismo a la sociedad estarán sujetas al IVA. La calificación como empresario o profesional a efectos tanto del IRPF como del IVA, supondrá que deberá estar dado de alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores mediante la presentación de la correspondiente declaración censal. Por otra parte, como sujeto pasivo del IVA estará obligado a emitir factura por los servicios prestados a la sociedad, o en su caso, a los clientes de la misma y presentar las autoliquidaciones por dicho impuesto.
  3. Si la relación socio-sociedad debe calificarse como laboral por concurrir las notas de dependencia y ajenidad, los servicios prestados por el socio a la sociedad estarán no sujetos al IVA en virtud de lo dispuesto en el artículo 7.5º LIVA.

En cualquier caso, la cuestión dista de ser fácil de resolver pero parece imponerse la prudencia y estar a los aspectos más formales de la nueva relación.